jueves, 22 de mayo de 2014

Sara




· Yo te enseñé a volar,
y tú me enseñaste a cabalgar las olas...
cabalgar la mar.
Y es que ahora 
no hay nada más atractivo
que atravesar juntos su inmensidad ·


No hay comentarios: